La trama asturiana

 
Otras informaciones | Cronología de antecedentes | - Toda la verdad sobre el 11M - | Elecciones 14M | Enlaces | La trama asturiana | El Geo muerto | Los hechos | Teorías conspirativas | Ultimas noticias | Informes | El piso de Leganés | Acusados | Explosivos y móviles
 
La trama asturiana
 
 
****** Quién es quién en la red de la goma dos ******
imagen
imagen
Las investigaciones han puesto en evidencia las complicadas y turbias relaciones entre la Guardia Civil y los delincuentes-confidentes.

(G. Bareño | E. Clemente | madrid)

La investigación de la red asturiana ha puesto al descubierto un complejo entramado en el que jugaron un papel decisivo pero aún por aclarar los confidentes, dos de los cuales están ahora imputados por facilitar explosivos a los terroristas del 11-M. También ha evidenciado las complicadas y nada transparentes relaciones de la Guardia Civil con estos «soplones». Por último ha sembrado muchas dudas sobre la eficacia del instituto armado en Asturias, que no llevó a buen puerto ninguna de sus investigaciones sobre la trama de tráfico de explosivos.

El episodio de la cinta grabada al confidente Lavandero, arrumbada en un cajón durante tres años, hallada más tarde y retenida por el teniente coronel Rodríguez Bolinaga añade nuevos interrogantes a la investigación.

Dos de los protagonistas de esta investigación -Bolinaga y Laguna- desfilarán a partir de hoy por la comisión del 11-M en el Congreso. Este es el quién es quien de la trama asturiana, imprescindible para no perderse en el maremágnum de nombres que saldrán a la luz:

Emilio Suárez Trashorras. Ex minero y confidente de la Guardia Civil. En el 2002 consiguió la jubilación al diagnosticársele esquizofrenia paranoide. Está acusado de robar en la mina Conchita los explosivos con los que se cometió el atentado, de facilitárselos a los terroristas y de entrenarles en su manejo. Tuvo numerosos contactos con los responsables de la matanza y habló por teléfono con Jamal Ahmidan, El Chino (uno de los autores del atentado que luego se suicidó en Leganés), el mismo día que éste transportaba explosivos desde Avilés a Madrid. Se encuentra en prisión.

Antonio Toro Castro. Cuñado y socio de Suárez Trashorras. Acusado de ofrecer los explosivos a los terroristas. Ya en el 2001 fue detenido por tenencia de explosivos y tráfico de drogas, por lo que pasó cinco meses en prisión. Según el confidente Lavandero, en aquella época Toro ya buscaba gente que supiera fabricar bombas con teléfonos móviles. Está en prisión por tráfico de drogas, aunque en el caso de los atentados el juez le dejó en libertad pese a estar imputado.

Rafá Zouhier . Confidente de la Unidad Central de Operaciones (UCO) de la Guardia Civil. Presuntamente ayudó en los contactos entre Toro y Trashorras con los terroristas islamistas y en el transporte de los explosivos. Asegura que hace un año avisó a la Guardia Civil de que Trashorras y Toro vendían explosivos. Está en prisión por colaboración con banda armada.

«El Gitanillo». Menor, de 16 años y socio de Toro y Trashorras. Transportó el explosivo desde Asturias a Madrid para entregárselo a Jamal Ahmidam, El Chino, uno de los terroristas. Es el único implicado en los atentados que ha sido juzgado y condenado. Aceptó una pena de seis años de reclusión en un centro de menores en un juicio que sólo duró veinte minutos.

«Lavandero». Ex minero y confidente de la Guardia Civil. Se dedica a los espectáculos eróticos con reptiles. En el verano del 2001 declaró al guardia civil Jesús Campillo que Trashorras y Toro buscaban gente que supiera hacer bombas con móviles. Además, afirmaba que los dos delincuentes iban a trasladarse a Marruecos. «Ya lo tienen todo preparado para dirigir la cosa desde allí», afirmaba Lavandero. Su declaración fue grabada en una cinta que ahora ha salido a la luz.

«Víctor». Nombre en clave del alférez de la UCO que trataba directamente con el confidente Zouhier. Ante la comisión de investigación negó que Zouhier le avisara de los atentados y aseguró también que el 12-M habló con el confidente y éste le dijo que no sabía nada en relación con la masacre. La policía interceptó una conversación suya con Zouhier tras los atentados, por lo que se detuvo al confidente.

Jesús Campillo. Agente de Información de la Guardia Civil. En el 2001 grabó una cinta con las declaraciones del confidente Lavandero. Campillo asegura, y acaba de ratificarlo ante el juez Del Olmo, que entregó esa cinta a sus superiores y que su contenido se investigó en la comandancia de Gijón. A partir de ahí fue apartado de las averiguaciones.

David Robles. Guardia civil de la comandancia de Cancienes en Gijón. Encontró por casualidad la cinta de Lavandero y tras guardarla durante un tiempo la entregó a sus superiores.

José Antonio Rodríguez Bolinaga. Teniente coronel de la Guardia Civil y jefe de la comandancia de Gijón, cargo del que acaba de ser destituido. El Ministerio de Interior ordenó su cese por pérdida de confianza al estimar que, tras recibirla de Robles, ocultó la existencia de la cinta de Lavandero a sus superiores e impidió que el juez tuviera acceso a ella. Está a la espera de destino.

Pedro Laguna. Era el jefe de la Guardia Civil en Asturias cuando se produjo el robo de los explosivos con los que se cometió el 11-M y cuando se desestimó profundizar en la trama organizada por Trashorras y Toro. Tres meses después de los atentados del 11-M el Gobierno lo ascendió a general y ahora es el máximo responsable de la Guardia Civil en Castilla y León. Ya declaró ante la comisión.

La Voz de Galicia
(G. Bareño | E. Clemente | madrid)