Explosivos y móviles

 
Otras informaciones | Cronología de antecedentes | - Toda la verdad sobre el 11M - | Elecciones 14M | Enlaces | La trama asturiana | El Geo muerto | Los hechos | Teorías conspirativas | Ultimas noticias | Informes | El piso de Leganés | Acusados | Explosivos y móviles
 
Explosivos y móviles
 
 
imagen
COLABORACIONES
Tres partidas de explosivos. Por Rocco. 19/1/05.
He reflexionado acerca de los, por lo menos, tres envíos de explosivos distintos relativos a los atentados de Marzo. Y Estas son mis conclusiones.

PRIMERO

LA cloratita de ETA, que fue descubierta el 29 de febrero, iba destinada (lo sabemos por pura lógica) a influir en la campaña electoral, aunque con más tiempo, pues la masacre proyectada estaba prevista para el 1 de marzo. De esta manera, la frustrada carnicería sería casi el único tema de la campaña a lo largo de los siguientes 14 días. Esta circunstancia indica que ETA quería influir en la campaña electoral, lo que deja en evidencia a los defensores que les han salido a los asesinos de la banda. Me pregunto si iba a reivindicar ETA el atentado del 1 de marzo si lo hubiera conseguido. Hubiera significado una mayoría absoluta abrumadora para el PP, la consiguiente legitimación por el pueblo de su postura política contraria a los avances soberanistas en Cataluña y el País Vasco, y por lo tanto, serían inviables los planes de Ibarreche y Maragall.
Sería, además lo contrario de lo que pretende ETA. La reivindicación del atentado de ETA sólo hubiera sido explicable desde una estrategia conjunta ETA/PP cosa que descartamos por razones obvias.

Si ETA había planeado no reivindicar el proyectado atentado, es evidente que se pretendía atribuirlo a otro grupo terrorista. Ésta hipótesis no es más que la realidad que presenciamos entre el 11 y el 14 de marzo, pues se iba a atribuir a ETA, se iba a atribuir automáticamente a ETA antes de saber nada. Y hasta así lo hizo el propio Ibarreche la mañana del 11. Era necesario introducir pistas de distracción en otra dirección: precisamente lo que vimos entre el 11 y el 14 de marzo.

Pero no bastaba con eso. Lo importante no eran las conclusiones policiales, sino lo que la gente tenía que pensar ya que era esta misma gente la que tenía que votar. y por ello diversos medios de comunicación debían estar preparados de antemano para difundir la idea de otra autoría distinta. Exactamente lo que vimos y escuchamos los días 11 hasta el 14 de marzo, con el cuento chino de los kamikazes fantasmas pululando por Madrid con varios pares de calzoncillos y camisetas, kilos de explosivos pegados a sus cuerpos y la mano puesta en el detonador.

SEGUNDO

LOS explosivos que estallaron realmente en los trenes el 11 de marzo. ¿Cuántos kilos se usaron, o por lo menos, qué cantidad mínima era necesaria para producir los efectos que hubo?

¿Eran los explosivos empleados en los trenes los mismos acumulados por los marroquíes a lo largo de mucho tiempo mediante pequeños robos en Asturias y transportados poco a poco en coches e incluso autobuses públicos? Podría ser que no. Y por dos razones:


a) Los especialistas del CNP informaron de que el explosivo de los trenes había estado almacenado poco tiempo.

b) Ese explosivo de Asturias en realidad estaba en manos de los presuntos salafistas de Leganés, como se comprobó más tarde al encontrarlos en la vivienda de la calle Martín Gaite. Luego no explotó en los trenes pues era otro diferente. La hipótesis de la recogida de otros explosivos en Páramo de Masa, a la vuelta de Asturias el día 29 tiene más verosimilitud.

TERCERO

LOS explosivos de Leganés. Aunque sea obvio, insisto en que los explosivos que se encontraron en poder de la presunta “célula islamista” de Leganés estaban ahí sin estallar después del 11-M, y no pudieron ser usados en los trenes de la muerte.

En el auto de 18 de junio del Juez del Olmo contiene un informe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos-N.B.Q. del 5 de abril en el que se dice textualmente: "En cuanto a las estimaciones sobre el explosivo GOMA 2 ECO y sus embalajes, se ha determinado: 14 bolsas vacías, de 5 Kg. cada una, total envases para 70 kilogramos; 594 envoltorio s de cartuchos del calibre 26x200, con un peso aproximado por cartucho de 152 gramos, con un total de unos 90 kilogramos aproximadamente; 17,431 kilogramos de dinamita GOMA 2 ECO recuperados y repartidos en distintos puntos; 20 kilogramos de dinamita aproximadamente explosionados en la acción suicida; una cantidad difícil de determinar esparcida en el lugar o succionada por la bomba de achique de la piscina”.

El explosivo recuperado en Leganés estaba perfectamente amasado, fuera de sus envoltorios; y una parte del mismo se encontraba cebado, o sea con el detonador introducido, y que conformaba distintos artefactos explosivos.

Según cálculos realizados por la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y N.B.Q. de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, con registro de salida 10588, de 5 de abril de 200)….”el maletero de un vehículo turismo medio, con una capacidad de 250 litros, podría transportar una cantidad aproximada de unos 210 kilogramos de dinamita, en bolsas. La suma de los 142 kilogramos empleados en artefactos de trenes de cercanías y vía del AVE, 17,431 recuperados y 20 en acción suicida, serían unos 178 kilogramos, a lo que hay que añadir el explosivo esparcido y el succionado; sobre estas estimaciones y suponiendo un solo transporte en este tipo de vehículo, la cantidad que pudiera quedar de explosivo sería menor al 10%."

Se informa asimismo en ese documento “que los explosivos hallados en el desescombro de Leganés procedían de una empresa distribuidora, Canela Seguridad que abastece a Caolines de Merilles unas 25 toneladas al año, y se dice que ha recibido diversas cantidades de todas las referencias incautadas. Parece querer establecerse en el informe citado una relación entre Caolines de Merines y los explosivos que se encontraron en poder de la célula de Leganés”.

"Conclusiones finales: tanto en detonadores como en referencias de GOMA 2 ECO, está el denominador común de haber sido recepcionadas, en cantidades diferentes, por Minas de Caolines de Merilles; ninguno de los elementos relacionados con detonadores o GOMA 2 ECO, incautados en las distintas operaciones policiales, puede decirse que no ha sido recepcionado por dichas Minas de Caolines de Merilles."

No se afirma en este informe que es la GOMA 2 de Leganés la que ha sido recibida por Caolines de Merilles, sino las referencias, es decir, un número identificativo de una partida que puede abarcar una mayor cantidad que lo concretamente recibido por esa empresa. Otras cantidades del mismo lote llevarían la misma referencia, pero no habrían sido destinadas a Caolines de Merilles. Para establecer como cierto que concretamente la GOMA 2 de Caolines de Merilles era la que estaba en poder de la célula de Leganés, sería más que necesario localizar el destino del resto de los componentes de los mismos lotes con sus referencias amén de comprobar sin lugar a dudas su existencia o su utilización previa en uso legales hasta completar el total del peso de cada lote. Esto no lo dice el informe, y nadie parece haberlo investigado.

El mismo sentido hay que atribuir a la expresión "ninguno de los elementos relacionados con [...] GOMA 2". Esos "elementos" son, precisamente, la referencias (números identificativos) de los lotes, de los cuales las cantidades halladas forman parte (no "son").

La conclusión final es que "ninguno de los elementos puede decirse que no ha sido recepcionado por dichas Minas de Caolines de Merilles". Ni tampoco puede decirse eso ("que no ha sido recepcionado") por la Asociación de Pirotécnicos Valencianos, pues, para decir que no, habría que demostrarlo. Esa demostración implicaría una previa investigación que debería incluir TODAS LAS DISTRIBUCIONES REALIZADAS POR CANELA SEGURIDAD DE LOS LOTES (REFERENCIAS) CITADOS.

Esto no se ha hecho en el informe que maneja el juez del Olmo. Quiero decir que la rebuscada expresión que incluye dos negaciones ("ninguno" y "no") y un enigmático "[no] puede decirse" tal vez mueva a confusión. El significado, sin retórica, es: "por lo que sabemos hasta ahora ('no puede decirse'), Caolines de Merilles recibió cantidades de los mismos lotes que los hallados en Leganés". No se afirma que es imposible que otras empresas o personas también hayan podido recibir cantidades de cada uno de esos mismos lotes.

En realidad, he aludido al informe contenido en el auto de 18 de junio del juez del Olmo para hacer ver que quizá la prensa saque conclusiones apresuradas y tal vez en algún caso deliberadamente deformadas de la información real que se está manejando oficialmente respecto al 11-M y a hechos relacionados con él.

No veo por qué no podría ser cierto que la célula de Leganés tenía explosivos sacados de Caolines de Merilles. La insistencia de los propietarios, en que de sus instalaciones no desapareció nada, hay que tomarla en consideración.

La GOMA 2 acumulada por los moritos “salafistas” de Leganés podría ser la aportada poco a poco por los marroquíes. Que saliera de Caolines de Merilles o de otro lugar distinto es una cuestión diferente, que podría atribuirse, en el caso de que fuera falsa, a una explicación elaborada ex-profeso para dar una solución lógica a la opinión pública a través de los medios de comunicación.

LOTES DISTINTOS
EL caso es que los explosivos llegaron a la célula de Leganés, pertenecían a lotes distintos. Eso indica una larga duración del aprovisionamiento, distribuido en varios robos y de su posterior transporte.

Lo importante del informe de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos-N.B.Q. del 5 de abril Son las cantidades:

- 90 kilos de GOMA 2 en cartuchos de 152 gramos.

- 17,431 kilos de dinamita GOMA 2 ECO recuperados y repartidos.

-20 kilos de dinamita que explosionó. Dice sólo "dinamita" y no "GOMA 2" porque, como sabemos, después de explotar no se puede decir la marca, sino sólo genéricamente dinamita porque todas las variantes de este explosivo contienen nitroglicerina.

Esto nos daría una cantidad de unos 127 kilos de dinamita en poder de la célula de Leganés... en el momento de la intervención de los GEOS. Esa dinamita no se había empleado antes, ya que se encontró o explosionó después de que “se suicidaran”.

El informe menciona asimismo “14 bolsas vacías, de 5 Kg. cada una, total envases para 70 kilogramos" halladas en Leganés. Puesto que las bolsas estaban vacías, la GOMA 2 que contenían podría haber sido utilizada anteriormente. El problema es que en el informe se dice: "La suma de los 142 kilogramos empleados en artefactos de trenes de cercanías y vía del AVE..."

¿Qué significa esta suma? "Trenes de cercanías" parece sugerir que se refiere a los atentados del 11-M. La cantidad encontrada en las vías del AVE el 2 de abril era de 12 kilos de GOMA 2.

Vamos a admitir que la célula de Leganés puso el explosivo en el AVE. Así se podrá considerar el total de 142 kilos empleados en atentados contra trenes (11-M y AVE). Lo digo porque, como se verá, restar 12 kilos del total no cambia nada.

Los 130 kilos de dinamita que explosionó el 11-M, o los 142 totales si se quiere, es una cantidad bastante superior a los 70 kilos que los hacen suponer las bolsas vacías halladas en Leganés. Es el doble. Esto quiere decir que por las bolsas vacías de Goma-2 halladas en Leganés no nos sale la cantidad suficiente empleada en el 11-M.

Para suponer que en algún momento los de Leganés tuvieron las 14 bolsas llenas Goma 2, y no simplemente vacías por alguna razón, y que esa GOMA 2 fue la que realmente estalló el 11-M, habría que encontrar aproximadamente otras 14 bolsas vacías. La cantidad de bolsas encontradas se contradice con la hipótesis de que la célula de Leganés realizó el atentado del 11-M.

LAS BOLSAS VACÍAS

ES muy difícil hallar coherencia acerca de la conducta de los presuntos "salafistas" de Leganés. ¿Para qué guardaban las bolsas vacías? Si era por no atraer la atención, ¿cómo se explica que abandonaran las otras 14?
Pero si abandonaron las otras 14, no sería cierto lo que se ha afirmado en el sentido de que eran cuidadosos y guardaban las bolsas vacías.

En el caso de que alguna vez tuvieron las supuestas 14 bolsas restantes y se deshicieron de ellas... ¿por qué no se deshicieron igualmente de las 14 bolsas vacías que se encontraron en el desescombro? No les servían para nada. Igual que las supuestas otras. La incoherencia es evidente.
Esta incoherencia nos hace admitir la posibilidad de que la célula de Leganés nunca tuviera la cantidad necesaria de goma- 2 como para aportarla al atentado del 11-M, y, en consecuencia, que otros poseedores de explosivos fueran los que los aportaron para perpetrar la masacre. En ese caso el, en apariencia, absurdo paso de los marroquíes el 29 de febrero por las cercanías de Páramo de Masa, fábrica de Unión Española de Explosivos, adquiere mucho más valor.

Los robos que presuntamente realizaron los confidentes y los marroquíes en Caolines de Merilles se refieren exclusivamente a los cartuchos de 152 gramos que se encontraron en el desescombro de Leganés. Pero, éste no es el explosivo utilizado el 11-M. De manera que los 130 kilos de dinamita que explosionaron en los trenes tenían otro origen.

Nada han dicho los investigadores de la Policía y de la Guardia Civil sobre el otro origen de los explosivos. Tampoco hay noticia de que el juez del Olmo haya investigado en esta dirección. La existencia de un tercer envío o partida de explosivos, destinados exclusivamente al 11-M, se impone como hipótesis que debiera ser considerada por quien tiene competencias para investigar este tenebroso asunto. Aquí está el quid de la cuestión, a nuestro modesto juicio.

Elemental, querido Watson.

(Elaborado con información publicada en diferentes medios de comunicación orales y escritos, incluidos digitales.) Matías J. Ros